Estrés, ansiedad y soledad a los 25 años

Estoy algo confundida y quizás esté perdiendo las esperanzas de tener una mejor vida.

Soy una chica de 25 años, me apasionan los animales y la naturaleza, siempre me ha gustado conectar con la gente de una manera sincera y espiritual(dejando todo lo banal a un lado) no me considero superficial, normalmente siempre suelo evitar los problemas y discusiones, creo en el amor por que yo lo siento, aunque por decepciones he comenzado a desconfiar en el amor de los demás, siempre había tenido la ilusión de que si estaba todo bien dentro de mi no importaba lo que estuviera pasando fuera, tengo un lazo fuerte con mis padres.

Respuesta

Más allá de todos los problemas que tienes, es reconfortante conocerte, hay mucho potencial en ti, ¿Te has dado cuenta?

Número 1: No debemos etiquetarnos nunca, decir que somos flojos, superficiales, espirituales o cualquier otra etiqueta lo único que hace es profundizar nuestro comportamiento o llenarnos de estrés al no poder cumplir con nuestras propias expectativas. Pero si quieres etiquetarte puedes utilizar oraciones como:

En este momento de mi vida estoy probando ser más espiritual que superficial

¿Qué es espiritual para ti?

¿Es bueno ser superficial?

Te propongo un ejercicio mental:

Etiquetamos a dos hermanas gemelas, a Cecilia como una chica hermosa (superficial) y a Carmiña como una chica muy inteligente.

Ambas tienen la misma apariencia cuando son niñas pero a medida que reforzamos las etiquetas, su apariencia y su conducta cambiarían mucho.

Llevamos a Cecilia a un cumpleaños y le decimos que es una niña muy hermosa, luego la gente en la fiesta le dice lo mismo.

A Carmiña le compramos un rompecabezas y le decimos que ella es muy inteligente y podrá colocar todas las piezas en su lugar.

Llegan a la adolescencia y seguimos repitiendo esto, si reforzamos las etiquetas de forma excesiva es probable que ambas se revelen y hagan lo contrario o lo que les de la gana o vayan detrás de otro agente externo, pero si reforzamos las etiquetas con sutileza y honestidad, lo más probable es que se conviertan en mujeres muy diferentes a pesar de haber nacido iguales.

Cuando la gente nos etiqueta, tratan de encajarnos esa etiqueta a la fuerza y nosotros mismos llegamos a creer que somos de tal forma, pero la verdad es que no nos conocemos.

Yo sé que eres una mujer hermosa e inteligente, que a los 25 años está experimentando muchos sentimientos y enfrentándose a muchos problemas.

A esta edad estás conociendo más de la naturaleza humana, te decepcionarás y también quedarás asombrada con el comportamiento de muchas personas.

En esta etapa de tu vida debes comenzar el proyecto “Marie”, un proyecto de cuidado, cariño y mejora continua de tu vida. ¿Si tú no te cuidas? ¿Quién lo hará?.

Espíritu:

Más allá de tu cuerpo y de tu mente está tu espíritu, y no me estoy poniendo metafísico, tu espíritu es simplemente tu VOLUNTAD para lograr grandes cosas en tu vida, es la esencia de tu existencia, es la condensación de tus sueños y deseos, tu espíritu es pasión.

Compra un cuaderno pequeño y escribe todas las cosas que deseas.

Cuerpo y Mente:

Cuando un ser amado se aleja con escusas y da por terminada la relación, es doloroso, trágico y frustrante, pero no debería ser un problema eterno. Muchísimas personas se deprimen por varios meses e incluso años, buscan hechizos, amarres y oraciones para recuperar al ser amado, nunca pierden la esperanza, pero pierden mucho tiempo en alguien que generalmente no vale la pena.

Lo más trágico de todo esto es que dañan su organismo con estrés y ansiedad, sin saber que hacer.

Imagina que estás en la calle y un perro te gruñe y te ladra y corre hacia a ti para morderte. Tu cuerpo se prepara para pelear contra el perro o para huir, esta es la reacción al estrés, tus pupilas se dilatan para que puedas ver mejor el “peligro que se acerca”, te llenas de adrenalina y tus músculos se llenan de sangre para que te sea más fácil correr o pelear contra el animal.

En estos casos el estrés puede salvarte la vida, porque correrás más rápido y serás más fuerte, pero el cerebro puede interpretar una amenaza imaginaria como algo real. Por eso muchas personas se estresan solo con pensar que su pareja les está siendo infiel, y no corren ni luchan contra el animal, solamente se llenan de estrés durante toda la noche.

¿Cómo te sentirías si te atacan 10 perros rabiosos durante la noche uno detrás de otro?

¿Agotada verdad?

Pues si, nos encaprichamos con nuestros problemas y los mantenemos por varios meses, y la reacción de nuestro cuerpo al estrés frecuente termina afectando a varios de nuestros órganos, porque la orden que da el cerebro cuando se presenta una amenaza es: “Cuidar solamente los órganos vitales, velar únicamente por la supervivencia. ”.

Entonces con el paso del tiempo, estresándonos por nuestra propia voluntad pensando las mismas tonadas una y otra vez llegamos a presentar:

• Diarrea o estreñimiento.

• Mala memoria.

• Dolores y achaques frecuentes.

• Dolores de cabeza.

• Falta de energía o concentración.

• Problemas sexuales.

• Cuello o mandíbula rígidos.

• Cansancio.

Entonces no te puedo pedir que dejes de pensar en tus problemas sin remedio y ya. Lo que te pido es que realices actividades que te ayuden a progresar en tu vida.

GABA, el neurotransmisor inhibitorio

El GABA es un neurotransmisor (como la serotonina o la dopamina) y, por tanto, envía mensajes químicos por el cerebro y el sistema nervioso. En otras palabras, participa en la comunicación entre neuronas.

El rol del GABA es inhibir o reducir la actividad neuronal, y juega un papel importante en el comportamiento, la cognición y la respuesta del cuerpo frente al estrés. Las investigaciones sugieren que el GABA ayuda a controlar el miedo y la ansiedad cuando las neuronas se sobreexcitan.

En el siguiente contacto hablaremos más de esto.

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.