Oración para ungir mi casa

Como ungir una casa católica

Antes de ungir una casa todos los habitantes deben reconciliarse y llenar su corazón de dicha y alegría.

Es de valientes dar el primer paso para la reconciliación.

Pero si uno no está listo, puede pedir perdón a Dios y comprometerse a llevarse mejor con los demás.

¿Qué se necesita?

1 copa con aceite de unción (también llamado aceite santo)

1 brocha pequeña nueva

2 litros de agua bendita en recipiente de color blanco

3 Rosas o claveles blancos

Es importante tener música católica instrumental y puede ser en el teléfono celular o en una radio.

En la descripción de este video puedes encontrar 1 hora de música católica instrumental.

Reúnanse todos en la puerta principal de la casa.

Recen en voz alta la siguiente oración:

Oración para ungir mi casa

Señor mío y Dios mío,

Bendice nuestra casa con todo tu poder;

Que la luz, el amor y la vida estén siempre presentes en esta casa;

Úngenos con tu infinito amor;

Haz que cada persona encuentre paz en nuestro hogar;

Vigila nuestro sueño;

Permítenos disfrutar de la comodidad y el calor de nuestra casa;

Bendice nuestras finanzas;

Nosotros apreciaremos y cuidaremos esta casa donde habitan nuestros seres más queridos.

Oh Dios bendito,

Vive junto a nosotros y permanece en nuestros corazones,

Con la unción de este santo aceite esta casa queda bendecida.

Amen.

Sumerge la brocha en el aceite bendito y pinta una cruz en la parte más alta de la puerta principal.

Versículo para ungir la casa

Lee el siguiente versículo en tu Biblia:

Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre.

2 Crónicas 7:15-16

Coloca la música católica con volumen bajo y agradable para ir recorriendo la casa.

Detente en cada habitación y reza un padre nuestro mientras sumerges los claveles en agua bendita y bendices a la habitación y a su habitante.

Cuando llegues a la última habitación lee en voz alta la siguiente oración:

Oración 2

Padre nuestro que estás en el cielo

Bendice cada esquina de nuestro casa,

O Santo Padre te rezamos con todo el corazón,

Protege nuestra casa de noche y de día,

Bendice todas las paredes, firmes y seguras,

Mantén los problemas afuera y el amor adentro,

Bendice el techo y las ventanas,

Y que tu paz sea la pintura que proteja cada muro,

Bendice la puerta que siempre estará abierta

Para recibir a tus hijos benditos.

Que cada persona que duerma en esta casa,

Encuentre paz, calor, y mucho amor

Para que siempre esté animada y llena de energía

Para lograr los nobles deseos de su corazón.

El ritual finaliza y pueden reunirse en familia a disfrutar de una agradable comida.

Salmos para bendecir el hogar

Salmos 91

Morando bajo la sombra del Omnipotente

El que habita al abrigo del Altísimo

Morará bajo la sombra del Omnipotente.

Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;

Mi Dios, en quien confiaré.

El te librará del lazo del cazador,

De la peste destructora.

Con sus plumas te cubrirá,

Y debajo de sus alas estarás seguro;

Escudo y adarga es su verdad.

No temerás el terror nocturno,

Ni saeta que vuele de día,

Ni pestilencia que ande en oscuridad,

Ni mortandad que en medio del día destruya.

Caerán a tu lado mil,

Y diez mil a tu diestra;

Mas a ti no llegará.

Ciertamente con tus ojos mirarás

Y verás la recompensa de los impíos.

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,

Al Altísimo por tu habitación,

No te sobrevendrá mal,

Ni plaga tocará tu morada.

Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,

Que te guarden en todos tus caminos.

En las manos te llevarán,

Para que tu pie no tropiece en piedra.

Sobre el león y el áspid pisarás;

Hollarás al cachorro del león y al dragón.

Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;

Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

Me invocará, y yo le responderé;

Con él estaré yo en la angustia;

Lo libraré y le glorificaré.

Lo saciaré de larga vida,

Y le mostraré mi salvación.

Despedida

Que este hogar sea un lugar de felicidad y salud;

de alegría y generosidad;

un hogar de creatividad y bondad.

Que los que visitan y los que viven aquí

sólo conozcan la bendición y la paz