✅Oración para sanar el cuerpo😇

¿Estás atravesando momentos difíciles por una enfermedad o una dolencia crónica y quieres rezar una oración para sanar tu cuerpo?

Si te sientes asustado e inseguro por el futuro o no comprendes como funciona la oración para la las oraciones que presentamos en este video.

Y descubrir un nuevo mundo de conocimientos para que el proceso de curación de tu cuerpo sea mucho más efectivo.

¿Sabías que la oración para la sanación del cuerpo es muy diferente que la oración de petición y agradecimiento?

No puedes rezar para curar tu cuerpo de la misma forma que rezas para pedir algún bien material o algún logro personal.

En la Biblia hay dos versículos muy adecuados para demostrar que la forma de rezar para la curación es muy especial.

Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.

Marcos 10:52

El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.

Proverbios 17:22

La oración para sanar el cuerpo requiere un compromiso total, una FE:

Robusta

Firme

Sólida

Resistente

Y siempre creciente.

Esta FE, necesaria para la curación, no permite ni un ápice de duda.

Antes de rezar deberías estar muy tranquilo, alegre y sereno porque sabes que Dios ya ha escuchado tu oración y no tienes porqué estar preocupado o estresado.

Ni siquiera es necesario que tengas esperanza en que te vas a curar, porque ya tienes certeza.

Hay una gran diferencia entre esperanza y certeza.

La FE débil y superficial se diluye cuando hay una duda o alguien te dice algo que afecta tus creencias y le prestas atención.

Cuando un estudiante universitario está a punto de dar su examen final pero no está muy seguro de su conocimiento y duda si va a aprobar.

Se pone a rezar el día anterior al examen y prende velitas a San José de Cupertino para que le vaya bien.

Lo que tiene este estudiante es esperanza.

Si aprueba ese examen será un devoto fiel de San José de Cupertino, si le va mal incluso se puede volver ateo.

La fe superficial depende de los eventos y los resultados.

La FE ROBUSTA, en cambio no da cabida a la duda, el miedo o el temor.

La FE ROBUSTA se debe alimentar todos los días para dar certeza en lugar de esperanza.

Si eres un estudiante universitario y tienes como objetivo graduarte con altas calificaciones, conseguir una beca para especializarte y luego tener un gran trabajo bien remunerado.

Entonces debes empezar a rezar desde el primer día que ingreses a la universidad.

Debes rezar para tener disciplina, buena memoria y buenas fuentes de información.

Alegría y mucha energía para estudiar.

Asertividad para hablar con tus docentes.

Simpatía para tener buenos amigos y solidaridad.

Y un deseo ardiente de convertirte en un excelente profesional al servicio del prójimo.

A un santo le cuesta lo mismo interceder por ti para que apruebes un insignificante examen o para que te gradúes con honores de la mejor universidad de tu país.

Pide cosas grandes y sacrifícate tú también comenzando a rezar desde el principio y no dejando todo para el último día.

La FE debe alimentarse todos los días y para que un estudiante universitario tenga más conocimientos y más confianza en si mismo necesita de DIOS.

Para la salud es lo mismo, no necesitas esperanzas sino CERTEZA TOTAL.

Y esa certeza total se logra a través del cumplimiento de tus ideales más nobles.

Pídele a Dios que te ayude a sanar tu cuerpo.

Y ten FE TOTAL.

Cumple el tratamiento de tu médico y consulta cualquier duda que tengas, pídele a Dios que le de sabiduría a todos los profesionales de salud que te atienden.

Mejora, en la medida de tus posibilidades, tus hábitos alimenticios, tus hábitos de sueño e incorpora un poquito más de actividad física a tu vida.

Pero sin lugar a dudas, mantén a tu corazón alegre.

¿Sabías que hay una forma de verificar si tus oraciones están funcionando?

Si tu corazón te regala una sonrisa espontánea al terminar tus rezos puedes estar más que seguro que en el tiempo más prudente estarás con un cuerpo sano y rebosante de energía.

El estrés y la FE

Antes de presentarte la oración para sanar el cuerpo, es importante que sepas cómo actúa la oración en la sanación.

Sea cual sea la enfermedad o la dolencia que tengas siempre hay algo que puede hacer que empeore y esto es el estrés constante y sonante.

Imagínate que en este momento se te acerca un malandrín y te roba violentamente tu teléfono celular.

No sabes que hacer…

¿Sientes miedo y te quedas paralizado?

¿Sales corriendo detrás de él con la esperanza de recuperar tu teléfono celular?

La reacción que tiene tu cuerpo es una reacción que ha permitido que el ser humano y todos los animales lleguen al estado de evolución en el que están.

La reacción del estrés es como tomarse un coctel de químicos que cambia el estado de tus cuerpo.

Tiene 1 objetivo y es proteger tu vida, puede ser escapando o luchando contra la amenaza.

Entonces los químicos que segrega tu organismo, te hacen más fuerte llevando más sangre a tus piernas y brazos, tus pupilas se dilatan para que puedas ver mejor.

Se segrega glucosa en la sangre para que las células tengan más energía y finalmente tu corazón se pone a latir como loco para poder bombear toda esa sangre.

Entonces estás listo para escapar de cualquier amenaza o para luchar contra ella y proteger tu vida.

El gran problema es que el ser humano, puede estresarse tanto con la realidad como con la imaginación.

Tan solo con ver una película de terror o una serie de suspenso tu organismo puede reaccionar a los eventos ficticios como si fueran reales.

De esta forma cualquier enfermedad o dolencia puede empeorar con el estrés constante y sonante.

Si bien, te convierte, por un tiempo corto, en un ser más fuerte, más rápido y más violento.

Lo cierto es que el desgaste que ocasiona es tremendo, es como encender una licuadora a máxima potencia por 5 horas continuas.

¿Se quemará? ¿Se dañarán sus componentes?

Esta reacción del estrés también descuida otros órganos que no son vitales.

Por esta razón las personas que se estresan todo el tiempo pueden llegar a tener uña frágiles, cabello muy delgado y frágil, problemas estomacales y cansancio en general.

Ahora una pregunta antes de que pierdas el interés

Si cuando uno se estresa la sangre se va a los músculos. ¿Qué partes del cuerpo pierden sangre?

Pues en ese momento la digestión deja de ser una prioridad, entonces la sangre de toda la zona del estómago es redirigida a los músculos.

Por esta razón y otras razones más técnicas, una persona que se estresa todo el tiempo llega a tener problemas digestivos.

Otra vez te repito: Un corazón alegre es necesario para un cuerpo sano.

El final de la fe superficial

La fe superficial es dependiente de los resultados y los eventos.

La fe superficial siempre deja todo para el final.

La fe superficial a veces te da un rayito de esperanza.

La fe superficial busca la perfección desde el principio.

La fe superficial siempre busca escusas para justificar porqué tus peticiones no son atendidas.

La fe superficial es una visión a corto plazo.

La FE ROBUSTA, empieza con los rituales y las oraciones desde el primer día.

Siempre te da certeza en el logro de tus peticiones.

Respeta los resultados y te da la fuerza para superar todas las dificultades y obstáculos para superarlos.

Nunca se rinde y siempre va en busca de la victoria.

No busca la perfección, sino la mejora continua y el trabajo dedicado porque tiene certeza del logro.

¿Cómo se logra la FE ROBUSTA?

Se logra a través del dominio de uno mismo.

Ahora es el momento de recuperar toda la hermosa tradición de tu religión.

Recuerda siempre que el Espíritu Santo está dentro de ti, es lo más valioso que tienes y con él lograrás todo lo que quieras.

Es fuego vivo.

Si quieres tener disciplina para cambiar tu dieta y mejorar tu salud, el Espíritu Santo es tu fuente de energía.

Si quieres que los mejores médicos te atiendas, el Espíritu Santo será el que te guía hacia los médicos que realmente te pueden ayudar.

Si no confías en tus medicamentos, reza antes de tomarlos y pídele al Espíritu Santo que permita que tu cuerpo se sane.

La FE ROBUSTA la puedes lograr a través de tu disciplina, tu buen estado de ánimo y la certeza de que estás mejorando día a día.

Muchas veces algunas personas se enferman por sus vicios, mucha comida dañina, muchos sustancias dañinas o muchos sentimientos tóxicos.

Uno se está envenenando estresándose con su imaginación, cuentos de ficción o noticias desalentadoras en la televisión y el periódico.

Te diría que te vas a curar si dejas de leer las tragedias políticas y sociales de los medios de comunicación, pero así no es la vida.

La vida no te deja simplemente abandonar tus vicios o pasiones, lo que debes hacer siempre debe ser reemplazar.

Si te gusta leer las noticias, los chimes o tus grupos de WhatsApp, reemplaza esas horas

Rezando hermosas oraciones.

Leyendo biografías de los santos.

Cocinando alimentos ricos y saludables para ti y para tus seres queridos.

Aprendiendo nuevas habilidades.

Todo esto hace que tu cuerpo se empiece a sanar, si de algo te sirve este video que sea para que estés ATENTO.

Debes estar atento cuando algo o alguien te esté produciendo una reacción de estrés innecesario.

Aléjate y haz otra, cosa, interrumpe ese momento y comienza alguna actividad que te produzca alegría, paz o relajación.

Estás enfermo, si, pero tienes la certeza que estás en proceso de sanación, por lo tanto reemplaza el estrés innecesario.

Deja que tu cuerpo permita que la curación divina penetre en cada célula, no lo perjudiques con el estrés innecesario.

Oración para sanar el cuerpo

Señor mío y Dios mío

Soy Miguel tu amado siervo

No me siento bien en este momento

Tengo dolores y preocupaciones

Pero cuando recuerdo que te tengo a mi lado

Mi corazón se llena de alegría y mi espíritu se enciende

Se que estoy atravesando por un momento importante

Y que este malestar es pasajero y que tu voluntad siempre será

Verme feliz y rodeado de mis seres queridos

Por esta razón te pido que revivas mi FE

Y que cada rayo de luz que llegue a mi cuerpo sea un alivio para mi dolor

Que cada vaso de agua que tome, purifique mi cuerpo y ayude a su sanación

Que las frutas y verduras que consuma me alimenten tanto el alma como el cuerpo

Y que limpien todo mi organismo de las toxinas que pueda haber acumulado

Aléjame de todo el malestar innecesario y atrae a mi vida a médicos inteligentes y sabios

Para que con tu bendición le den paz y alivio a mi cuerpo.

Que se haga tu voluntad.

Amen.