Oración de petición a Dios

En los peores momentos de tu vida, siempre hay alguien a quién puedes recurrir y nunca te defraudará.

Cualquier cosa que desees si lo pides con intensidad lo conseguiras.

Lo mejor es tener una FE ciega, que no permite que la duda o el temor se escurrán por tu corazón.

La FE ciega solo se consigue a través de la oración y las buenas acciones de corazón.

Cuando estaba en la universidad, tenía un amigo que siempre renegaba contra Dios porque no cumplía sus peticiones.

Mi amigo no tenía FE ciega y se distraía con las apariencias.

Si él le pedía a Dios aprobar el examen de Matemáticas 100, en lugar de tener una FE ciega y ponerse a estudiar y practicar.

Mi incrédulo amigo se ponía a platicar con los demás sobre lo difícil que era la materia.

Y como siempre, rezaba a última hora. Cuando las burocráticas oficinas creadas por su falta de FE estaban cerradas.

Al final mi amigo se cambió de religión y dejó la Universidad. 

Lo vi el año pasado vendiendo productos multinivel en una feria grande de mi ciudad.

En el cielo no hay oficinas ni tiempo ni empleados y gracias a Dios nadie se ocupa de leer nuestras peticiones.

¿Te imaginas que todas y cada una de nuestras peticiones se cumplieran?

¿Las buenas?

¿Y que hay de las malas?

Pues hay una forma muy antigua y poco conocida de lograr que Dios cumpla todas nuestras peticiones.

Y hoy en este video aprenderás como realizar la poderosa Oración de petición  a Dios.

Oración de petición a Dios

En primer lugar debes asegurarte que tu petición esté alinineada con la mente de Dios. 

Y para escuchar, sentir y entender a la mente de Dios debes llenar tu corazón con su palabra.

Y luego rezar para pedirle sabiduría para aplicar sus enseñanzas en toda circunstancia.

Oración de petición a Dios para pedir Dinero

No te sientas mal por pedirle dinero a Dios, lo que la Biblia dice del dinero es una metáfora de lo contrario en la iglesia nunca pedirían limosna ni colaboraciones para las fiestas religiosas.

El dinero es bueno es muy bueno, pero es tan bueno como el estiércol.

Ese estiercol que nos permite producir frutas, verduras, hortalizas y legumbres grandes y llenas de nutrientes y micronutrientes.

Que son consumidas por todos nosotros hijos de Dios.

Pero el dinero al igual que el estiércol se vuelve malo, cuando se lo tiras a la gente en la cara, como hacen los presuntuosos.

El estiercol al igual que el dinero se vuelve dañino, cuando lo acumulas en un cuarto cerrado y nunca lo utilizas como los avaros, tacaños y codiciosos.

Como puedes darte cuenta, el dinero no es malo, sino la actitud que tiene los seres humanos frente al dinero.

La Biblia lo dice claramente, todo ser humano debe aspirar a ser magnánimo.

Que tiene noble temperamento y grandeza de espíritu y se comporta con generosidad.

Literalmente dice que nos desagamos de todo nuestro dinero y nuestros vienes materiales.

Pero en la interpretación lo que nos dice es que debemos desterrar de nuestro corazón:

La avaricia, la codicia y la tacañería.

La vanidad, la envidia y la venganza.

Que son los sentimientos que provocan que seamos acumuladores de bienes materiales que en realidad no necesitamos.

Es más fácil ayudar a la gente cuando tienes mucho dinero.

Puedes crear una pequeña empresa y darle empleo a alguien que necesita dinero para vivir.

Si eres bueno en alguna actividad, puedes escribir libros o dar cursos a personas para que puedan tener un oficio como tu o asociarte contigo.

Es más fácil ayudar a la gente si tu corazón está libre de avaricia y vanidad.

Lo que es realmente dañino es no usar el dinero para producir bienes y mejorar la vida de los seres que te rodean.

Lo que realmente es dañino es la inanición, la flojera, la falta de fe, la depresión auto inflingida a través de pensamientos derrotistas.

Lo que realmente es dañino es fingir que crees en Dios cuando realmente no lo entiendes y llegas a odiarlo.

Desde ahora debes considerar al dinero como un catalizador.

Que acelera o retarda una reacción química sin participar en ella.

El dinero simplemente acelerará o retardará los deseos más nobles de tu corazón. 

Si tu corazón es puro y llevas dentro de tu ser la hermosa luz del espíritu santo.

Tu único destino es la prosperidad.

Y ahora la oración para pedir dinero a Dios.

Padre Celestial,

hoy vengo ante ti para pedirte una bendición financiera que mejore mi vida.

Mi fe me mantiene fuerte y sé que me mantendrás a mí y a las personas que amo.

No busco comodidades o lujos innecesarios.

Solo pido suficiente dinero para aliviar mis problemas financieros y aliviar este estrés.

Dame los medios para hacer tu trabajo y difundir tu Amor.

Tengo mucho para dar, si tan solo tuviera la oportunidad.

Te amo Señor.

Amén

Oración de petición a Dios: Salud

Lo más noble que una persona puede hacer es pedirle salud a Dios.

Pero muchas personas se quejan, porque rezan y rezan y su salud no mejora.

Esto se debe principalmente a que no le han pedido perdón a su cuerpo.

No importa que nunca le hayas hecho daño conscientemente a tu propio cuerpo.

Incluso con buenas intenciones no entendemos a nuestro organismo y lo dañamos.

¿Sabías que el solo hecho de ver noticias en la noche ya está provocando un gran daño a tu cuerpo?

No separes nunca la mente del cuerpo.

El error más grande de nuestra generación fue serparar cuerpo, mente y espíritu.

Lo cierto es que cualquier persona podría decir estómago, hígado, mente, cuerpo y espíritu.

La mente es parte del cuerpo y el cuerpo es parte de el espíritu y el espíritu es parte de Dios.

El espíritu es el que comanda y el cuerpo debe obedecer.

Observa tus pensamientos para mejorar tu salud

Si quieres curar tu cuerpo debes observar tus pensamientos.

¿Qué tan destructivos son?

Tuve un alumno que se puso a escribir los mensamientos que observaba durante 5 horas y se dio cuenta que no podían ser parte de él.

Y él no podía entender cómo su propio cerebro podía pensar cosas tan desagradables y tristes que le hacían tanto daño.

Le dije que al igual que los granos de acné emergen en la piel cuando somos jóvenes.

Los pensamientos de tristeza, maldad y malestar también emergen de nuestro cerebro.

Pero no nos identifican, nosotros no somos nuestros pensamientos.

Visualiza el cuerpo saludable que deseas y aleja a toda duda

Es increíble lo difícil que puede ser para muchas personas visualizar el cuerpo que desean.

Pero, te ruego que confíes en lo que te estoy exponiendo aquí, realmente te lo ruego, hazlo.

Si logras visualizarte sano y alegre todos los días, tu salud mejorará más rápido y tus pensamientos serán los que tú quieras pensar.

 Si en la sección anterior digimos que el dinero era el catalizador para la prosperidad.

La alegría es el catalizador de la salud.

Convierte tu día en algo placentero, estes donde estés y hagas lo que hagas.

Date un poquito de alegría.

¿Qué música te gusta? 

¿Bailas?

¿Te gusta ver películas que te alegran el corazón?

¿Te gusta cocinar?

¿Te gusta ordenar tu escritorio?

¿A quienes te gusta ver o escuchar?

Si el médico te receta una tableta…

Antes de tomarla, alégrate, siéntete bien, bendice el agua y visualízate mucho mejor, más fuerte, más alegre, más dichoso, más VIVO.

Siempre que le pidas a Dios por tu Salud, alégrate y visualízate con el cuerpo sano que quieres tener.

Para ello, te aconsejo escribir todas las cualidades que deseas tener:

  1. Huesos resistentes
  2. Músculos fuertes
  3. Organos internos sanos
  4. Corazón de león
  5. Pulmones al 100%
  6. Hígado fresco

Bueno, algo de humor.

Pero es importante que no permitas que nadie discuta contigo y trate de disminuir tu fe.

Es cierto, que puedes estar muy grave y al borde del colapso pero es en esos momentos donde la FE se deja de llamar así, y empiezan a hablar de milagros.

De todas formas si alguien tiene miedo, dudas y desesperación, lo único que está haciendo es desencadenando la reacción del estrés en el cuerpo, y los científicos saben muy bien de eso.

El estrés constante debilita y daña al cuerpo, por lo tanto hay que evitarlo y no hay mejor vacuna que la alegría.

Bendito señor te pido fortaleza para mi cuerpo.

Por favor, concédame muchos años de vida,

una mente sana,

fuerza para mis músculos, huesos, corazón y pulmones,

un poderoso sistema inmunológico

y una excelente agilidad.

Cuanto más saludable estoy,

más fuerte me siento para servirte.

Señor, te agradezco por tus enseñanzas

Porque cuando escucho tu palabra y la guardo en mi corazón

Todo mi cuerpo se llena de amor y salud.

Amén