Frases de SANACIÓN de DIOS

Restaura a los de corazón quebrantado y cubre con vendas sus heridas. (Salmos 147:3)

Dios siempre está contigo, si te sientes abandonado es porque hay interferencia de tus pensamientos.

Muchas veces las enfermedades se agravan porque nos preocupamos demasiado.

La televisión, los periódicos y nuestros grupos de WhatsApp.

Nos presentan información morbosa, violenta y distorsionada, cuyo único objetivo es provocarnos malestar, estrés y ansiedad.

Pero como tontos útiles nos volvemos adictos a estos medios de información, que ganan millones de dólares contaminando la mente de las personas.

Cuando deberíamos dedicarnos a adorar a Dios y poner en práctica las enseñanzas de Jesucristo.

Desde ahora dedícale la mitad de tu tiempo a “informarte” con esos medios de comunicación.

Y ponte a rezar, a relajarte y a tener momentos alegres con tus familiares.

O con tus mascotas.

Toda oración es valiosa, pero es más valiosa si antes de rezar y pedirle a Dios por tu sanación.

Te obligas a sentirte feliz.

Como cuando estás triste y deprimido.

Y de pronto te llama un amiga o un amigo que estimas muchísimo y te dice que va a ir a visitarte y tiene una noticia importante para ti.

Te arreglas, te cambias de ropa, te bañas y pones tu mejor cara para recibirlo.

 

Así tienes que prepararte para rezar, tienes que presentarte de la mejor forma que puedas, debes ponerte cómodo y preparar tu oración para que sea escuchada y atendida.

Pero sobre todo debes preparar tu estado de ánimo. Recuerda algo lindo que te haya pasado o que alguien hay hecho por ti.

Cierra tus ojos y respira profundamente.

Imagina que tu petición ha sido cumplida. Tu salud ha sido restaurada. 

Imagínate disfrutando de la vida con tus seres queridos.

Imagínate despertando sin dolencias y malestares.

Imagínate con mucha energía y alegría en tu corazón.

Dios quiere todo eso para ti, y Él hará todo lo posible para que llegues a un estado de dicha y prosperidad.

Pero no te olvides que debes poner de tu parte, y eso es la FE.

Cuando haces una petición a Dios, debes alejar todas las dudas de tu mente.

Y ahí es donde actúan los “medios de comunicación”, quieren alejarte de Dios presentándote información incompleta y sesgada, hablan de cosas que producen miedo y repulsión.

Porque la atención del ser humano se ve seducida por estos sentimientos, debido a que todo lo que afecte a nuestra supervivencia tiene esa prioridad.

Imagina que haz contratado a un Gran Ingeniero para que construya tu casa.

Pero todo el tiempo le estás molestando y refregándole tus dudas en su cara.

¿Cuando va a terminar?

Creo que está gastando mucho dinero. ¿Podría mostrarme su presupuesto nuevamente?

¿Por qué compró el fierro de esa empresa?

¿De donde contrató a esos albañiles? No se ven profesionales.

¿Qué pasará si llueve? Van a venir a trabajar

¿Podría cambiar dividir esta habitación?

¿Porqué el baño es tan pequeño?

Al final el Ingeniero llegará a aburrirse y abandonará la obra, porque eres impaciente y no sabes lo que quieres.

En cambio si sabes lo que quieres y confías en ese Gran Ingeniero y le dejas trabajar porque tienes FE plena en él. Tendrás la casa lista en un tiempo récord.

Por lo tanto define qué quieres. 

Escribe como te quieres ver, como te quieres sentir y qué quieres hacer con tu salud restaurada.

Y la forma de transmitirle esto a Dios es a través de tu imaginación.

Si logras imaginarte jugando con tus hijos en el pasto, siente el calor del sol, la frescura del aire, la textura y el olor del pasto.

De esa forma sabrás lo que quieres y Dios, el Gran Ingeniero, construirá tu futuro con tu ayuda.

Jesús reprendió al demonio, el cual salió del muchacho, y este quedó sano desde aquel momento. (Mateo 17:18)

Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. (Isaías 41:10)

Frases para pedir salud a Dios

Señor mío, te amo con todo mi corazón purifica mi mente y mi cuerpo para adorarte con plenitud.

Dios mío, líbrame del maligno que me llena la mente de miedo. Que tu Santo Espíritu inunde cada célula de mi cuerpo.

Padre mío, confío en ti absolutamente, con toda mi cuerpo, con toda mi mente y con todo mi espíritu. Lléname de alegría y cúrame de todo mal.

Señor mío y Dios mío, perdóname de todos mis pecados, me arrepiento de todo corazón. Ten piedad de mi y líbrame de la enfermedad.

Amadísimo Padre, guíame por el camino de la rectitud, llena mi cuerpo de fortaleza y dame la paz mental, para que mi salud sea restaurada.

Frases para pedir por la salud de un ser querido

Padreo mío, te amo con todo mi corazón, hoy está sufriendo (nombre), y mi corazón está llorando. Te pido con toda mi alma que le ayudes a recuperarse rápidamente.

Santo Padre, te pido por la salud de (nombre), llena su mente de paz, llena su corazón de fe y llena su cuerpo de fortaleza.

Padre Santo, haz que tu cálida luz destruya al maligno que está provocando malestar en el cuerpo de (nombre). Ilumina nuestras mentes y nuestros corazones para que podamos ayudarlo con sabiduría.

Frases de petición a dios por la salud

Dios restaura tu salud, cuando le dejas trabajar. Aleja el miedo y la duda de tu mente y comienza a relajarte y confiar en ÉL.

Dios mío, restaura mi salud, dame una segunda oportunidad para vivir en ti.

Padre Santo, permíteme seguir disfrutando de tu creación, concédeme la salud infinita y permíteme cumplir con tus mandamientos.