Sangre de Cristo Oración para limpiar y proteger el hogar de males y enemigos

La oración de la Sangre de Cristo tiene el objetivo de limpiar y proteger el hogar de males y enemigos.

Esta oración es una de las más poderosas que tenemos en la religión cristiana católica.

Muchos sacerdotes dicen que es la más poderosa de las oraciones de protección ofensiva.

Se debe rezar para luchar contra los demonios, los enemigos y para superar cualquier dificultad.

¿Quienes son nuestros enemigos?

Antes de rezar esta oración es de vital importancia conocer a nuestros enemigos.

En primer lugar, hay que recordar que cuando le preguntaron a Jesús.

¿Cuál era el mandamiento principal de la Ley?

Él respondió:

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente.

El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Por esta razón nuestros enemigos no son personas sino DEMONIOS.

Son demonios que infectan los corazones de nuestros prójimos y también quieren infectarnos a nosotros.

Estos demonios producen ira, tristeza, envidia, pereza, egoísmo, celos y resentimiento.

Estos demonios controlan la mente y el corazón de muchos seres humanos.

De esta forma no se debe considerar enemigo a una persona, sino a los hábitos y comportamientos demoniacos.

Jesús también dijo:

Mas a vosotros los que oís, digo: amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen;

bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.

Y al que te hiriere en la mejilla, dale también la otra;

y al que te quitare la capa, ni aun el sayo le defiendas.

Y a cualquiera que te pidiere, da; y al que tomare lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva.

Y como queréis que os hagan los hombres, así hacedles también vosotros

Dar la otra mejilla no significa que nos quedemos quietos y callados ante el ataque que nos hacen los demonios a través de las personas.

Dar la otra mejilla significa responder a la ira con fortaleza.

Responder al egoísmo con solidaridad.

Responder a los malos actos con actos de bondad.

Pero no es tan sencillo, debemos entender la razón por la cual una persona siente ira o resentimiento contra nosotros.

Muchas veces es porque se sienten inferiores y otras veces porque nos tienen envidia.

Pero no podemos contaminarnos con sus sentimientos, debemos dejarlos ir y desearles lo mejor.

Esa es la única forma de alejar a nuestros verdaderos enemigos.

Porque los demonios se alegran maliciosamente cuando nos involucramos en una batalla contra el prójimo.

Y no podemos darnos el lujo de dedicarles un solo pensamiento a las personas que nos desean el mal.

Por eso, esta poderosa oración de la Sangre de Cristo, nos ayuda a librarnos de los demonios.

Protege a tu hogar

Con la Oración de la Sangre de Cristo protegerás a tu casa y a todos tus seres queridos.

Uno de los objetivos de esta poderosa oración, es eliminar de tu mente todo pensamiento de miedo y temor.

Pero la mente no conoce la palabra «eliminar».

Porque la mente no es como un escritorio donde retiras tu cuaderno, los bolígrafos y las reglas

Y el escritorio queda vacío.

Si quiere eliminar un pensamiento de tu mente, lo que estas haciendo es «consolidarlo» en tu memoria.

Provocando que se convierta en el pensamiento más importante del día.

Para proteger tu casa no debes luchar contra tus pensamientos de miedo y temor.

Sino debes llenar tu mente con pensamientos que te recuerden que Dios está contigo y que la Sangre de Cristo te está protegiendo.

Recuerda siempre que no puedes luchar o tratar de eliminar «tus» malos pensamientos.

Por que esos pensamientos no son tuyos, sino que son pensamientos emergentes.

Como cuando en tu rostro te sale un granito.

Tú no eres ese granito, es una inflamación en tu rostro causada por alguna bacteria o talvez es una alergia.

Pero no eres tu, no es tu granito.

Es la reacción de tu cuerpo ante una amenaza.

El secreto de la oración de la Sangre de Cristo es llenar tu corazón con el infinito amor que sientes por Cristo.

Y consolidar este amor con la repetición de esta oración varias veces al día.

Los pensamientos no se eliminan, se reemplazan.

Oración a la Sangre de Cristo para proteger de males y enemigos

Señor Jesucristo,

Te amo con todo mi corazón,

Con toda mi alma

Y con toda mi mente.

Soy tu hijo amado que hoy viene a implorarte:

Que con tu poderosa Sangre

Protejas a mi hogar de todos los males de Satanás

Y que conviertas a mis enemigos en personas de bien

Que el calor de tu poderosa Sangre llegue a sus corazones

Para disolver el odio, la envidia y la ira que sienten

Te pido con toda mi alma que protejas a mi familia

De todos los males, tentaciones, enfermedades y calamidades

Señor Jesucristo,

Te pido que tu poderosa sangre, me libere del miedo y la debilidad

Y que tu Santo Espíritu me llene de fortaleza, sabiduría e inteligencia

Para poder superar cualquier problema y vencer a las adversidades

Te alabo, Jesús

Te agradezco, Jesús

Te amo, Jesús

Te adoro, Jesús

Oración De Sellamiento

Maestro, hoy me coloco a tus pies y te doy todo mi ser.

Me rindo ante tu santa voluntad y me disuelvo en tu infinita misericordia.

Te pido que tu bondad inunde todo mi corazón.

Maestro Jesucristo, reclamo tu poderosa sangre sobre mi y sobre todos mis seres queridos.

Te entrego mi corazón para que sea purificado con tu Poderosa Sangre.

Yo, (tu nombre), sello mi corazón, mi alma y mi mente con la Poderosa Sangre de Cristo.

Mi familia, mis negocios y mi trabajo quedan sellados en nombre de Jesucristo.

Y el maligno no tiene poder alguno contra la Invencible Sangre de Cristo.