Tu espíritu estará tranquilo, cuando perdones en vez de juzgar

Perdonar es sin lugar a dudas la actividad más egoísta que cualquier persona puede hacer. Perdonar es librarse del veneno, es tomar el antídoto y quedarse con la experiencia, cada conflicto que tenemos con otra persona simplemente nos demuestra una falla en nuestro carácter que ocasionará otros conflictos posteriores si es que no se soluciona de inmediato.

Si quieres perdonar a uno de tus familiares lo único que tienes que hacer es recordar los momentos más felices que has pasado con esta persona, no te digo que pongas a la balance cada momento y lo compares con el conflicto que tienes actualmente, simplemente te digo que recuerdes los momentos más preciados que has pasado con esta persona, esto no beneficiarán en nada a la otra persona sin embargo el beneficio será totalmente tuyo ya que tu mente podrá descansar del estrés que provoca el conflicto.

Si quieres perdonar a alguien que te ha hecho mucho daño, debes darte cuenta que el rencor y la ira solamente están envenenando tu propio cuerpo, el estrés que sientes provoca que tu organismo se llene de sustancias como la adrenalina que te convierte en una olla a presión, renegar es simplemente envenenarte y la mejor actividad que puedes hacer por ti mismo es perdonar a esta persona y aprender de lo que ha sucedido para poder corregir el rasgo de tu personalidad que ha sido cómplice de esta situación ya sea por ingenuidad o por demasiada confianza.

Perdonar no significa olvidar un recuerdo, simplemente significa llenar la mente de recuerdos que produzcan la sensación de felicidad para que el cuerpo se llene plenamente de energía para poder continuar con una vida sana y saludable.

Tu espíritu estará tranquilo cuando dejes de juzgar a los demás, porque es el mismo juez que te crítica tu forma de vestir, tu apariencia física, tus bienes materiales y tu personalidad.

Tú debes aceptar a los demás tal y como son y de esta manera podrás aceptarte ti mismo tal y como eres. Este es el gran secreto que te permitirá vivir en paz.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *